arriba

arriba

lunes, 30 de septiembre de 2013

Nuestros Duendes!

Queridos Amigos:
                                debido al recorrido que estoy realizando por las escuelas de Cosquín, varios directivos y docentes me han pedido una reseña sobre nuestros queridos Duendes.
                                Es por eso que decido escribir algo sobre ellos.
                                Para que los aprendamos mejor, los voy a presentar por regiones, a saber:

Llastay
Región del Noroeste:

Llastay:                                                                                                      
                este duende, es tan poderoso como la Pacha Mama.
                Tiene la tarea de proteger a todas las aves del noroeste argentino.
                Son de su propiedad dos flautas: una de caña y una de hueso de cóndor.
                Cuando lo decide, aparece delante de las personas como un duende de muchos años, pequeño, con rasgos indígenas, pero en realidad es gigantesco y poderoso.


Coquena
Coquena:
                 El Coquena, es uno de los duendes más conocidos, sociables, y vistos.
Recorre la Puna montado en sus llamas, que él llama guanacos, cargados con sus cofres repletos de oro y atados con serpientes vivas.
Es común escuchar historias del Coquena o de la Coquena.
Tiene la misión de proteger la fauna del noroeste, especialmente las llamas, guanacos, alpacas, etc.
A veces, aparece como un niño juguetón que no se sabe de dónde apareció y cuando se fué.
Sombrerudo

                                                                                         
 Sombrerudo:
                     Este, es el duende más hermoso de todos. Sus orejas, son las más grandes y él, tiene costumbre de taparlas, bajo un enorme sombrero, de ahí su apodo.
                       Es el protector de la fauna y de los arrieros. Cuando estos, no se burlan de su estatura, suele premiarlos enseñándoles a tocar algún instrumento o, enseñándoles a montar.
                       Puede crecer hasta el metro cincuenta de estatura y, como todos los duendes, cambiar de tamaño a voluntad.
Barchila

 Barchila:
 Los duendes bebés, reciben este nombre y tienen la función de          cuidar a los bebés humanos.
 Los Barchilas, pueden ser masculinos o femeninos.
 Los varones, realizan unas cerámicas muy bellas de finas terminaciones; las Barchilas, son expertas tejedoras!
               

Imayi




Región del Noreste

Imayi:                                                                                        
             A diferencia de muchos duendes, estos elementales, viven aislados, en cuevas y desconfían de los humanos.
              Son buscados, sin embargo, por aquellos hombres que desean convertirse en magos.
               Los Imayi, dispondrán entonces del servicio de estas personas, por el tiempo que ellos determinen.
               Los aspirantes a magos, deberán realizar las tareas indicadas, sin quejarse, por el tiempo que se les pida, al cabo del cual, los duendes les darán un poco de su magia.
       
Guayra-Tumpá
 Guayra-Tumpá:
                            Este duende, anciano y sabio, es el protector de las aves de la selva y de todo el lado Este de nuestro país. Confía en los seres humanos, puede transformarse en un pájaro de azules y brillantes plumas que le permite recorrer la región en un breve tiempo.


Pombero






Pombero:                                                                                      
                  Este duende, es el protector del monte.
                   Algunas leyendas, dicen que tiene los pies al revés, para evitar que lo sigan.
                  También, lo han difamado, diciendo que se roba a los niños a la hora de la siesta, pero, en realidad, es un duende protector de la Naturaleza, al cual los hacheros, le dejan como ofrenda un puñado de hojas de tabaco y caña, antes de ingresar al monte para que los proteja.
                  También, se lo conoce con el nombre de Pomberito.

Yasí-Yateré                     
 Yasí-Yateré:
                      El que se oye y no se vé (dice la leyenda)
                       Esto es así, porque sabe imitar el canto de los pájaros y así, poder salvarlos cuando corren peligro.
                       Vive en la Mesopotamia  y también en Chaco y Formosa, lo mismo que el Pombero.
                       Es muy goloso, le gusta la miel y aquellos que se adentran en la selva, le piden su protección, dejando al costado del camino, un pote o una taza, llenos con ese dulce de su preferencia.
                       Tiene rulos de color del oro que, según dicen los guaraníes, son reminiscencias del Sol, por su divinidad.
Hualipeñ


Los Hualipeñ:                                                                    
                         estos duendes, son muy pequeños y tienen la misión de ayudar a los cachorros de los animales en peligro.
                         Para ello, pueden transformarse en un animal más pequeño que el que deben auxiliar, para que no se asuste, y así, poder quitar una espina clavada, sacarlo de un pozo, darle agua, o ayudarlo a regresar con su mamá.
                          Al igual que los Duendes Domésticos, viven en todo nuestro país.

Duende Doméstico
 Duendes Domésticos:
                                     estos pícaros Seres, conviven con los humanos ya sea dentro de sus casas o en los alrededores de ellas. Si lo hacen dentro, ocupan pequeños espacios debajo de las escaleras, en las bohardillas, los sótanos, etc.
                                     Si lo hacen fuera, pueden vivir en la cucha del perro, debajo de alguna planta de grandes hojas, en el hueco de un árbol, etc.
                                     Si uno quisiera congraciarse con ellos, podría dejar, a modo de regalo una moneda dorada en algún rincón, o bien, comprar algún duendecito de porcelana o arcilla y colocarle monedas a sus pies.

Región Patagónica

Chuviño
El Chuviño:                                                                   
                     el Chuviño o "Duende Mono" es un ser que, al igual que
los monos, le gusta jorobar a todo viajero que pasa debajo de su árbol.
                      Amparado en su invisibilidad, goza con chistar a los viajeros, arrojarles pedacitos de corteza de pino, o cualquier otra travesura.
                  Es mejor alejarse y desaparecer de su vista, porque, si el viajero se enoja y comienza a maldecir, este duende hará enojar a algún animal del bosque y entonces si, estarán en problemas!


Cuca Blanca
Cuca Blanca:
                      Si del duende mono es mejor alejarse, de Cuca Blanca, uno nunca tiene ganas de separarse.
                      Es el abuelo duende, el sabio, el que ama a los humanos y por lo mismo, ayuda a todos aquellos que han perdido su camino.
                      Imita el canto de un pájaro de los bosques del sur de nuestro país "cucá-cucá" llamando de este modo la atención de los viajeros perdidos, llevándolos de regreso a donde pertenecen.




Yoshil

Yoshil:                                                                                              
            Los Yoshil, alguna vez fueron niños.
             Pertenecían a los Yámanas y Onas, cuando estos pueblos estaban gobernados por mujeres.
             Hasta que un día, los hombres se cansaron de obedecer y se produjo una guerra, que dejó desamparados a los niños.
             Ellos, huyeron al bosque y fueron los animales los que les prestaron ayuda: los zorros, les dieron su pelo para que se abrigaran de las nevadas; los sapos, les enseñaron a saltar, para ponerse a salvo de los peligros que asechan en el suelo; los ciervos, les enseñaron a correr y así, cada animales les enseñó a vivir en ese ambiente completamente nuevo para ellos.
            Con el tiempo, los niños decidieron quedarse a vivir en el bosque y, poco a poco, fueron cambiando de forma, olvidaron su antiguo idioma y se transformaron en los espíritus del bosque.
            Tienen la misión de ayudar a los animales, por haber sido estos, los primeros en ayudarlos, y también protegen a los niños perdidos, siempre y cuando la naturaleza no corra peligro.

                                     
Anchimalén
Los Anchimalén:
                              estos duendes, tienen la misión de dar noticias tristes, por eso son rechazados por los humanos.
                              Los Anchimalén, también llamados duendes del fuego, son muy limpios y las personas, para evitar su entrada a las casas, colocan excrementos en los marcos de las ventanas y puertas, tratando con esto, de alejarlos.
                            Sin embargo, la noticia triste que deba llegar, llegará...






La misión común de todo duende, es proteger la Naturaleza, todos y cada uno de ellos, aunque viva en regiones diferentes del país, ante todo, debe protegerla!
No tienen conciencia, como las personas, no saben lo que es bueno o malo.
Por eso, no puede decirse que son buenos o malos, puede decirse, como nos ha ido con ellos, según nos hayan visto comportarnos con la Madre Tierra.
Premios y castigos, suertes diversas, todo depende de nuestra intensión al obrar.

Más adelante, prometo escribir sobre otros seres feéricos, como las hadas y los elfos, correspondientes a otros elementos.

Fuente:
                Seres Mitológicos de la Argentina.
                Editorial Albatros

2 comentarios:

  1. Excelente informacion, me gustan los duendes, gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  2. De nada!
    Gracias vos por opinar!!!
    También podes solicitar la información que quieras y con todo gusto, te la brindaré!
    Marita

    ResponderEliminar

Bienvenid@!
Colocá tu nombre y lugar de residencia, para saber de que parte del mundo nos leés.